MIRAMAR

En 1951, la orden Santa Ursula inicia el trabajo de catequesis y ayuda a los niños del barrio de Miramar, en San Miguel, y en 1958 comienza a funcionar el Colegio San José. Desde ese momento, Miramar ha sido y continúa siendo, su principal obra de ayuda social. 

Desde aquel momento las alumnas con ayuda de las madres de la Orden Ursulina y el equipo de pastoral realizan actividades que forman su espíritu solidario con actividades concretas como la campaña del KILO, donde tiene la oportunidad de compartir productos de primera necesidad con los niños de Miramar de manera constante, mes tras mes. Las alumnas que ya participan de esta campaña se motivan entre ellas para que su clase tenga la cantidad completa de los productos que le corresponde antes de la fecha indicada, cuando se envían las donaciones a Miramar. 

Las alumnas también presentan la oportunidad de poder visitar Miramar durante las fiestas navideñas para poder experimentar de primera mano los frutos de sus donaciones y formar una hermandad con los alumnos del Colegio San José, quienes siempre las reciben con los brazos abiertos. 

El Colegio San José a pesar de ser una institución gratuita, es al mismo tiempo la más noble. Esta institución ofrece a sus alumnos, la mayoría provenientes de familias humildes, comidas que en la mayor parte de los casos no pueden recibir de sus familias y una educación que muchos otros niños del Perú solo soñaría con recibir. Aunque es importante no olvidar que las donaciones por parte de las madres de la Orden Ursulina y las alumnas del Santa Ursula son imprescindibles para que el Colegio San José pueda continuar con su misión.  

 

f
2